OFICINA DEL PRESIDENTE

Queridos hermanos y hermanas:

Tenemos un montón de trabajo arduo por delante comenzando el 2015. La mayoría de los contratos para las tiendas de comestibles están ya activas y una cantidad importante de miembros de otros sectores que el sindicato representa estará en negociaciones este año también. Como ustedes saben, el sindicato ha tenido un cambio de liderazgo y estoy orgulloso de ser el nuevo presidente de Local 5. Puedo prometerles que voy a luchar sin descanso para mejorar sus condiciones de vida y trabajo. Si trabajamos juntos podemos alcanzar cualquier meta que nos propongamos.

Déjenme que les cuente un poco sobre mí:

Después de graduarme de la escuela secundaria en 1973, comencé a trabajar en el International Harvester en San Leandro construyendo camiones de motor diésel de uso pesado. Me quedé impresionado con los beneficios de ser miembro del sindicato de trabajadores de la industria automotriz (United Auto Workers Union) que incluía trabajar a tiempo completo, beneficios de salud, buenos salarios y trato justo de los empleados gracias al contrato del sindicato.

En 1975 la empresa redujo empleados y fui despedido. Decidí que un empleo con unión sindical era la mejor oportunidad que tendría para ganarme una vida de clase media y en consecuencia, solicité trabajo solamente a empleadores con unión sindical. Fui contratado por Safeway como empleado aprendiz en alimentos a tiempo completo y luego de eso ya estaba supervisando al personal que trabajaba de noche.

Yo era el capitán del pelotón durante la huelga de seis semanas en 1980, durante el cual Safeway intentó eliminar los derechos por antigüedad. Los miembros lucharon arduamente y así los derechos de antigüedad fueron asegurados en el contrato.

En 1983 fui elegido vicepresidente de la junta directiva de local 870 en el Condado de Alameda y me he mantenido en el consejo ejecutivo desde entonces. En 1989 fui contratado como representante sindical.

Me despidió el presidente de Local 870 en 1991. El presidente estuvo involucrado en actos de fraude y malversación de fondos y yo exigí su renuncia por haber quebrado la confianza de los miembros. Apelé mi despido en la junta ejecutiva y pude reintegrarme por votación con el resultado de 12-2. Poco después, el presidente renunció y yo volví a mi trabajo representando a los miembros.

En Local 870 realicé funciones como director organizador y coordinador de reclamos. He tenido éxito en reintegrar, o ayudar a reintegrar, a más de 200 miembros despedidos injustamente. Como Secretario-Tesorero diseñé presupuestos equilibrados cada año que estuve en el cargo.

Desde la fusión de los 8 sindicatos locales que forman Local 5, he trabajado como director de área y actualmente como director de negociación. En el 2007, trabajé como crítico del acuerdo reformado de Save Mart que se ha transformado en el contrato de concesión actual.

En la bahía del Este se ha generado un movimiento enérgico contra la invasión de los supermercados y los supercentros no sindicalizados y he tenido la oportunidad de jugar un papel clave para frenarlos. De no ser por las prohibiciones de los supercentros que se adoptaron en Alameda, Benicia, Dublín, Livermore, Martínez, Oakland, Union City y el condado de Alameda, miles de buenos empleos sindicales en supermercados habrían desaparecido.

Tenemos al frente una gran cantidad de desafíos, pero como he dicho antes, si trabajamos juntos podemos y tendremos éxito. Gracias por su apoyo y si tienen alguna pregunta, por favor, no duden en ponerse en contacto conmigo.

En solidaridad,

John Nunes

Presidente de UFCW Local 5